Giovanni Piermattei: aprendió de sí mismo para luchar por el matrimonio civil igualitario en Venezuela

Giovanni Piermattei: aprendió de sí mismo para luchar por el matrimonio civil igualitario en Venezuela

Que una conducta sea considerada legal no la hace correcta. Sobre esto se basó Gandhi para impulsar la resistencia pacifica al enseñar que era un deber desobedecer las leyes injustas. En Venezuela, la esclavitud y el voto solo para los hombres blancos adinerados son apenas una muestra de las que han existido en Venezuela, mientras que aún en la actualidad el Código Penal tipifica penas hasta de 3 años de prisión para “la mujer adúltera” pero no así para el hombre tras su modificación de 2005, y hasta julio de 2013, el Código Civil estipulaba que las mujeres que se divorciaran debían esperar 10 meses antes de volver a casarse.

Giovanni lo llama opresión histórica, que en su caso lo hicieron sentir que no era “normal”, ni siquiera ciudadano, persona o humano. El costumbrismo en el país le hizo creer que era verdad que algo malo había con su forma de ser y sentir, de amar, con su orientación sexual. Como los prejuicios raciales o etarios que se aceptan como sabiduría popular. Era un hombre gay aislado de las luchas reivindicativas de la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales (LGBTI) a sus 44 años, que ni siquiera se sentía oprimido. Pensaba entonces, por el peso del rechazo, que el desnaturalizado era él. Lo que lo llevó a vivir con miedo, escondido. Natural de Valencia, se fue a Caracas para convertirse primero en TSU en Informática y más tarde Ingeniero, trabajando en el sector público.

Su expareja, Jesús Gónzalez, fue quien lo animó a emprender la lucha por la aprobación del matrimonio igualitario en Venezuela cuando en una visita al país durante 2012 le contó lo vivido y aprendido en Argentina y Brasil sobre estas luchas sociales que habían alcanzado éxito. “Tras su insistencia y meses de investigación sobre sexualidad humana, derechos humanos, luchas reivindicativas y profunda reflexión, comprendí que esta lucha se traducía en DIGNIDAD”. Lo escribe en mayúscula. Entonces la filosofía y el derecho se conjugan: “Para reconocerme persona y ciudadano debo reconocerme a mí mismo sujeto de derechos (no esperarlo desde fuera) y esto no es más que reconocer que la dignidad y el respeto no es un premio por el que debo trabajar y hacerme merecedor de él, sino que viene conmigo, con cada ser humano al nacer, con las diferencias que nazcamos, somos dignos y merecedores del respeto del otro”.

Bajo esta nueva concepción personal y social fundó la Asociación Civil Venezuela Igualitaria, cuando el entendimiento de su propia dignidad implicó que la forma de amar y expresar sus afectos no podía limitarla, ni estar escondida ni vivida con miedo. “Comprender eso me hizo libre. Y me impulsó a ayudar a millones de hombres y mujeres de mi país a ser libres”. Así que en 2012 emprendió la campaña para la modificación del Artículo 44 del Código Civil, que establece el matrimonio solo entre un hombre y una mujer, lo que permita la aprobación de una Ley de Matrimonio Civil Igualitario. “Un tema que ningún otro movimiento se atrevía a liderar”, señala. Junto a Hanays Montaner de Amanecer Humano recorrieron el país entero para recolectar las firmas que junto a otras 47 organizaciones civiles consignaron el 31 de enero de 2014 a la Asamblea Nacional para su discusión por iniciativa popular.

De interés  Conozca las 5 líneas "para la recuperación y contraofensiva" que presentó el presidente Maduro

La propuesta se respalda en una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia en 2003 que estableció que no tener una institución de protección similar al matrimonio para personas del mismo sexo era discriminatorio para el disfrute de sus derechos sociales y económicos, pero alegó que la competencia legislativa le correspondía al parlamento. Aún así, ni ayer ni hoy se han logrado avances en el hemiciclo. “La anterior gestión de los órganos del Estado: Defensoría del Pueblo, Asamblea, TSJ y Ejecutivo se vieron empañados por una falta de voluntad política, una incoherencia en el discurso de inclusión y de respeto transversalizado profundamente por intereses de grupos religiosos fundamentalistas infiltrados y con poder en dichas instituciones, pero respaldados en que la prioridad de aquellos tiempos era la inestabilidad social, política y económica que vivía Venezuela. Lo cual no se diferencia en lo que sucede actualmente al menos desde el parlamento, donde no somos prioridad, y lamentablemente en quienes pudiéramos confiar, se venden a los intereses particulares de sus aliados políticos hasta el punto de hacer propuestas que rayan en el profundo irrespeto de nuestro trabajo”. Por tanto, el 12 de abril junto a Venezuela Igualitaria introdujo por tercera vez una solicitud al máximo tribunal del país por inconstitucionalidad ante la omisión legislativa del parlamento tras 13 años de la decisión judicial.

Pensamiento y acción

Puede tener el carro dañado, recortar gastos personales o apenas haber dormido por los constantes viajes. Incluso tuvo que renunciar a su trabajo como ingeniero e incluso a su ida diaria al gimnasio, porque dice que todo su dinero va a la causa que ahora lo mueve, tras varios años en que el germen de la rebeldía familiar estuvo dormido dentro de sí. Por eso cita al filósofo existencialista Jean-Paul Sartre para explicar la herencia: “somos lo que hicieron de nosotros”.

De interés  Infografía: en febrero subió producción y venta de vehículos nacionales mientras bajaron importaciones de particulares

Hijo de padres divorciados, criado por su madre y un padrastro a quien le asigna grandeza en su rol, es el segundo de cuatro hermanos y una hermana. “Vengo de una familia muy humilde que en su totalidad perteneció desde siempre a movimientos revolucionarios como Bandera Roja, en tiempos donde estar en contra del gobierno democrático tenía como consecuencias la prisión y la persecución. Mis tíos fueron presos a las cárceles de La Pica y San Carlos por disentir de los gobiernos de Rómulo Betancourt y subsiguientes. Así que aunque haya despertado tarde, mi pasión por la lucha digna, por la libertad y el derecho de otrxs venía por allí”.

Para Giovanni (@piermatteig), uno de los mayores obstáculos ha sido la polarización que ha signado la acción de las organizaciones sociales, lo que los aleja de la lucha por “quienes sufren y son víctimas día a día de violencia física y psicológica como el acoso familiar, escolar, laboral, social y solo ven el suicidio como salida; o son asesinadxs en las calles por ser y sentir diferente, o se condenan a vivir una vida oculta”. Una discriminación que también ha encontrado en el disenso de los polos políticos del país, y en la visión que se tiene sobre los movimientos sociales: “Así una ONG se convierte en un órgano al servicio del capital y el imperio, mientras que los colectivos son las hordas violentas y armadas que vienen a por sus contrarios. Y la única consecuencia fatal ha sido la desmovilización, la desarticulación y la falta de complementariedad necesaria en las luchas”.

De interés  7 sitios webs para comprar, vender y posicionar tus productos en Venezuela

Comentarios

Comentarios

Jeanfreddy Gutiérrez

Editor Adjunto de El Cambur. Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Bicentenaria de Aragua, mención Comunicación y Desarrollo (2010). Egresado del programa Lidera de la Fundación Futuro Presente (2014) y del Diplomado de Periodismo del Tecnológico de Monterrey (2015). Fundador del Picnic Urbano de Maracay. Periodista ambiental y de datos.
Close Menu

Roda Saab Ganam. Empresario parte del entramado de Samantha Gray.
Highfrancys Herrera. Empresaria parte del entramado de Smanatha Gray y Candidata a la Asamblea Nacional por el PSUV.
Mary Luz Gianetti. Empresaria parte del entramado de Samanta Gray.
Samantha GRay en la portada de la revista Caracas dónde confirmaba su relación con Graterón.

Comentarios

Comentarios

De interés  Ensamblaje cae 35% en octubre: Toyota no logró cumplir plan de ensamblaje y Ford se contrae de nuevo (+infografía)