Enrique García impulsa una Maracay más verde, gentil y amistosa con Sembramos Todos

Enrique García impulsa una Maracay más verde, gentil y amistosa con Sembramos Todos
Graduado de Mercadeo en Maracay, y habiendo ocupado los cargos de director de la Comisión de Búsqueda y Salvamento Seccional Aragua del Ministerio de Familia, director del Centro Excursionista del Instituto Superior Universitario en Mercadeo y miembro del Rotaract Club de Las Delicias, Enrique García Suárez es un amante del excursionismo, la fotografía paisajística y la música que sueña con una Maracay más gentil y amistosa para el ciudadano.
Lo hace mediante la concientización de la importancia de arborizar y luchar contra la tala urbana en búsqueda de un ambiente sano para elevar la calidad de vida, con jornadas de siembra de árboles en urbanismos, plazas y espacios públicos, talleres y activismo en las redes sociales y medios de comunicación. Y por eso eso en 2011 fundó Sembramos Todos, una iniciativa social para que amigos y extraños colaboren sin distingo de ningún tipo en hacerle honor al nombre de Ciudad Jardín de la capital aragüeña.
La herencia de sus padres ha sido el ejemplo. A mediados de la década de los 80, su papá, el rofesional de los recursos humanos y gremialista José García Palma, logró que le enviaran 800 pinos caribes a raíz abierta desde la reserva forestal de Uverito para reforestar las montañas de Palmarito y El Castaño en Maracay. El éxito vecinal en la plantación provocó un segundo envío de 1.200 árboles, esta vez más grandes y en bolsas de siembra.
Aunque los incendios forestales mermaron parte del logro comunitario, aún cientos de estas coníferas se conservan también en las zonas de Ojo de Agua y Corozal con alturas de hasta 15 metros, perfectamente desarrollados y adaptados, testifica el orgulloso hijo. De su madre aprendió de liderazgo y dirección por medio de la observación. Con una maestría en preescolar, fue una educadora con activismo político desde la adolescencia, que ocupó diversos cargos públicos y está actualmente jubilada. “Con ella vi de primera mano la realidad social del país y el valor del trabajo voluntario”.

De la amistad al activismo

Junto a su hermano Eduardo y un amigo, Giovanni Mauriello, Enrique solía subir a las montañas del Parque Nacional Henri Pittier, llevando consigo semillas o algún árboles pequeño para sembrarlas durante las excursiones. Luego llevaban agua para regar durante el verano y árboles más grandes. La constancia les llevó a aspirar más: “pensamos que organizados podríamos atraer más gente que estuviera en sintonía con ideas pro ambientales y conservacionistas. Es Sembramos Todos porque en su concepción no hay distingo de raza, credo, ideologia, nacionalidad, sexo o profesión que represente obstáculo para que el ciudadano, el vecino, el amigo, el extraño participe en la mejora y protección de sus espacios verdes”.

Balances y desequilibrios

Luchar contra los incendios forestales, como le sucedió a su padre, no son los únicos obstáculos a la siembra de árboles en el casco urbano o sus alrededores verdes. También se lucha contra la apatía y la indolencia, así como el vandalismo e incluso contra algunas instituciones públicas, mientras se recibe el apoyo de otros grupos sociales y distintos entes gubernamentales. Cuenta entre los colaboradores a Sacúdete Maracay, Picnic Urbano de Maracay, Ecodiversa, Fundafloreco, Los Tragahumos de Palmarito y el movimiento Scout, así como los vecinos de Palmarito, San Jacinto y Calicanto, así como a Inparques, Conare, Ministerio de Ambiente y GNB, así como a medios de comunicación que han difundido planteamientos, denuncias y actividades.
Enrique contabiliza 15 jornadas de arborización en comunidades, caminerías y montañas alrededor del Hotel Maracay y Palmarito, la avenida Las Delicias, los parques Santos Michelena y Felipe Guevara Rojas, la plaza del urbanismo Guasimal (Misión Vivienda) y San Jacinto, con resultados diversos. “Como dato ácido, de lo que llevamos cuenta, en Maracay solamente, más de 1.300 árboles han sido talados desde el 2011 hasta la fecha y en ese mismo período unas 13 mil hectáreas del Henri Pittier han ardido producto de los incendios forestales. Lo más triste es que de esos 1.300 árboles contabilizados la actual gestión municipal es responsable de al menos un 40% de esa cifra”.
Ha encontrado mucha solidaridad “desde el escritorio, la comodidad de una silla y el amparo de un monitor” pero que falta acción de campo para impulsar cambios, reales, positivos y duraderos como “reclamar a ese ciudadano que tala sin permiso, que destruye a un árbol por motivos innobles, al inescrupuloso que contamina ríos o derrocha un recurso tan valioso como el agua, el que dice que va a una reforestación y termina en la playa con los amigos” así como observa indolencia antes quienes ven cómo se destruye o afecta el entorno de forma negativa pero se queda impasible, aunque vea el árbol caer o la montaña arder.

Entre los planes inmediatos está el exigir mejores equipos para los bomberos forestales, la captura de los que los piromaníacos y vándalos quienes los ocasionan y el desarrollo de un vivero que centralice su capital verde.

De interés  Perfil: Luis López Chejade, nuevo ministro de Salud

Solucionemos todos

Del diagnóstico surgen acciones y sugerencias: motivación y financiamiento son las de Enrique. “La base de la apatía y la indolencia es que el ciudadano no se siente motivado a impulsar cambios, a que puede lograr mejoras, a que como individuo puede marcar la diferencia, porque cree que no hay nada que pueda hacer, que es demasiado pequeño para que su logro, si es que lo obtiene, sea significativo” pero resalta que esa actitud ha logrado que unos pocos hayan logrado enriquecerse cuando comunidades enteras han cedido a intereses mezquinos. “Las comunidades tienen fuerza y su voz suele ser escuchada. ¿Pero y si no se alza? Es allí donde el silencio da paso al atropello, que en el caso que nos toca, va directo a la pérdida de los espacios verdes urbanos y por supuesto también de los rurales”.

 

Estima además la importancia del aporte de entes privados y públicos para el desarrollo de grandes organizaciones en sinergia en pro de la causa ambiental. Entre sus heroínas está la desaparecida Wangari Maathai, Nobel de la Paz 2004, quien con su Green Belt Movement (Movimiento Cinturón Verde) logró empoderar a las mujeres de Kenia, generando empleos y alimentos por medio de la siembra masiva de árboles en un momento en que la deforestación estaba causando hambrunas en ese país africano. “Su esfuerzo logró integrar a ciudadanos y gobierno en una causa común, la idea de pagar una pequeña suma por árbol plantado rindió frutos, la idea de una Kenia con árboles también lo hizo, varios millones de árboles fueron plantados y mantenidos. Incluso promovió la iniciativa demócrata en su país por lo que la causa ambiental la llevó a adentrarse en la política para impulsar su respeto y mejora”.

De interés  Se triplica aluminio y coloración de agua en zona metropolitana de Maracay (+infografía)
Para García, la solución involucra a distintos sectores de la sociedad. “La iglesia, promoviendo acuerdos, la universidad, fundamentando con ciencia e investigación la manera de efectuar los cambios necesarios para promover mejora; las empresas con asesoría, apoyo técnico y financiamiento, y finalmente el gobierno con financiamiento, contraloría y legislación”, mientras el ciudadano es parte activa de la contraloría social y el voluntariado.
“Hay mucho trabajo por hacer y poco tiempo para lograrlo. El profundo daño que se le ha ocasionado al planeta por la explotación desaforada e irresponsable de sus recursos ha causado ya mella. El clima es sólo uno de los tantos factores que la actividad humana ha afectado, la capa de ozono llevó lo suyo, los océanos se han convertido en enormes vertederos. La fauna y la flora se extingue a una velocidad jamás antes vista, nuestros ríos y lagos ya casi no son potables y sus aguas deben ser casi obligatoriamente tratadas. E insistimos como “humanidad” en seguir demostrándonos con “ensayos” nucleares lo irracionales y estúpidos que podemos ser”.

Comentarios

Comentarios

Jeanfreddy Gutiérrez

Editor Adjunto de El Cambur. Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Bicentenaria de Aragua, mención Comunicación y Desarrollo (2010). Egresado del programa Lidera de la Fundación Futuro Presente (2014) y del Diplomado de Periodismo del Tecnológico de Monterrey (2015). Fundador del Picnic Urbano de Maracay. Periodista ambiental y de datos.
Close Menu
Roda Saab Ganam. Empresario parte del entramado de Samantha Gray.
Highfrancys Herrera. Empresaria parte del entramado de Smanatha Gray y Candidata a la Asamblea Nacional por el PSUV.
Mary Luz Gianetti. Empresaria parte del entramado de Samanta Gray.
Samantha GRay en la portada de la revista Caracas dónde confirmaba su relación con Graterón.

Comentarios

Comentarios

De interés  Se vendieron 150% más carros importados en 2016 en medio de depresión de ensamblaje nacional (+infografía)