Cheo Carvajal, periodismo peatonal para transformar desde la ciudad

Cheo Carvajal, periodismo peatonal para transformar desde la ciudad

José Gregorio Carvajal es periodista, activista urbano, músico -aunque prefiere llamarse parrandero- y promotor del ciclismo urbano pero sobretodo insistente. Recopiló en el libro “Caracas a pie” (2010, junto a Juancho Pinto) las 100 ediciones que publicó en el diario El Nacional cuando Tulio Hernández lo invitó a formar parte del Consejo Editorial de la sección Ciudad. Páginas que llenó también junto a Garcilaso Pumar Pero “Cheo” como es más conocido en redes sociales, amigos e infinidad de foros, talleres y conversatorios, tiene un cuarto de siglo haciendo periodismo a favor del viandante con dos aclaratorias: “desde” y no “de” la ciudad y con la idea de transformarla en lugar de solo mejorarla.

Lea también: “Caracas a Pie” aboga por la coexistencia de la Cota Mil como espacio público

Y esta voluntad implica un discurso, reflexión y acción, que considera concatenadas, en que a la ciudad se le aplican obras e ideas desde la fragmentación, lejos de toda política integral e integradora. Cada alcaldía de Caracas hace lo suyo -en tránsito, movilidad, urbanismo- como lo cree, cada vecino o comerciante monta su reja y se aísla, en las escuelas no se aprovecha la experiencia pedagógica de vivir en ciudad, las aceras son peleadas por motorizados, ciclistas y peatones, mientras se crean más y más vías para el vehículo en medio de una cultura carrocéntrica “y gasolinera” que ahora afronta un bache con el aumento del 6.000% mientras los chóferes asumen esto como privilegio, ocupando la mayoría del espacio.

Letras peatonales

En 1992, exactamente hace 24 años, Cheo publicaba el quincenal “…pero en Caracas, tratado del ocio en general y de las artes específicas” en el Diario de Caracas, una guía del ocio capitalina que invitaba a recorrerla entera. Luego, entre 2004 y 2005, publicó el semanario “enCaracas, cartografías del ocio y vida urbana”, al que describe como gran éxito editorial y rotundo fracaso económico. Cheo asume que contar la ciudad no basta, sin una necesaria transformación, cuya petición escucha a gritos. Entonces empezó a hablar con los municipios, las universidades y otros activistas urbanos, lo que se afianzó con “Caracas a pie”.

El periodismo se transformó en foros y tertulias, pero también en acciones junto a Ser Urbano y Una Sampablera por Caracas. Esta conjunción llevó a promover el ciclismo urbano como medio de transporte con el ciclo de foros +Café+Bici+Ciudad.

De interés  Ford, que produce 82% de vehículos, se paraliza hasta abril mientras Toyota sigue sin crecer (+infografía)

Insistente, lo repite y lo hace, creó la plataforma Peatones Activos para hacer actividades en los espacios públicos como “Aquí hace falta un rayado”  “+Ciudad para los niños’, la “Masa Crítica Peatonal” y la “Semana del Peatón”, que ya lleva tres ediciones consecutivas.

Invítame que yo voy

Cheo casi siempre acepta las invitaciones a foros y charlas sobre el tema urbano. Cuando algún estudiante de Arquitectura, Urbanismo o Comunicación le pide una entrevista u opinión para un proyecto o tesis, cuando un profesor lo invita a una actividad académica que vincula arquitectura y ciudad, para hablar en un programa de radio o televisión, su testimonio experto para un reportaje. “Creo en la formación profesional, académica, sembrar allí las ideas. La clave ese esa: estar siempre presente, insistir con el mensaje, con la visión. Yo lo asumo como un apostolado, o al menos como una apuesta”.

Esa constancia permanente dio frutos en 2015. La Semana del Peatón logró sentar en un mismo lugar a las seis alcaldías del Área Metropolitana de Caracas (Baruta, Chacao, El Hatillo, Libertador, Sucre y Libertador) para compartir su visión y proyectos peatonales. Este logro no es mínimo, pues Cheo asegura que el mayor obstáculo es superar la “cultura de la anomalía” desde los gobiernos, un problema de vieja data que ve potenciado. “Hay quienes quieren recuperar las aceras para el peatón, pero como se sienten incapaces de protegerlas del abuso de motorizados y conductores, entonces las atiborran de mojones y bolardos, que terminan por ser obstáculo para los que caminan” en que se normaliza la necesidad ante la falta de fe en instituciones, de la autorregulación ciudadana para el respeto mutuo y la sumisión ante el más fuerte, que termina validando la opresión.

Para democratizar la ciudad entonces, habría que pensar la ciudad a largo plazo, en lugar de las transformaciones puntuales que finalmente dejan cientos de árboles talados, rampas peatonales que no funcionan o un rayado que nadie respeta. “Hasta tanto no sistematicemos el tema Ciudad en las escuelas, poco estaremos avanzando. Las escuelas deben asumir la ciudad como un aula. Y la ciudad (lo que vivimos en ellas) debe impregnar el aula. Somos un país urbano, y en las escuelas eso no se trabaja seriamente. Aparecen contenidos aislados, sin vocación alguna de reivindicar el lugar que habitamos, sin dar claves”. Y allí ha encontrado Carvajal su mayor satisfacción, en las reacciones de los niños a las actividades para mostrar la ciudad como espacio para la transformación y realización de la vida, asegura.

De interés  Provincial eliminó 70% de los 1.559 cajeros automáticos que dejaron de operar hasta agosto de 2016

Segregación urbana

Es inevitable leer a Cheo sin hacer referencias a Medellín, ciudad colombiana que ha sido considerada la más innovadora del mundo por la transformación de sus barriadas desde la cultura y la arquitectura, en una búsqueda de integrar los barrios a la ciudad, con una periferia que ahora sirve de espacio turístico con sus escaleras mecánicos, su Metro Cable que cambió el entorno, sus módulos policiales que brillan de noche y las bibliotecas galardonadas en los cerros, logrando además bajar dramáticamente los índices de violencia e inseguridad ciudadana.

Se puede asumir que lo contrario ha sucedido en Caracas. Cheo equipara la visión de la Misión Barrio Nuevo, Barrio Tricolor con las políticas del Plan de Emergencia de Wolfgang Larrazábal en 1958: “consolidar el barrio, mejorarlo, dotarlo de algunos servicios, pero nunca hacerlo parte de la ciudad, nunca hacerlo deseable para la ciudad. Son mejoras para quienes los habitan, que siempre sentirán agradecimiento, pero no son transformaciones radicales”. Un contraejemplo con la ciudad colombiana es la del Metro Cable de San Agustín del Sur, que sigue siendo un barrio que no recibe visitas con un potencial cultura y patrimonial que sigue desaprovechado porque la comunidad sigue desconectada a pesar de la obra.

Porque pensar y transformar la ciudad implica entender la amplia pluralidad de la gente, en la que Cheo ubica a bebés, niños, niños con movilidad reducida, adolescentes, adolescentes impedidos de ver y de oír, adultos en sillas de ruedas, personas mayores, incluso ancianos, quienes también deben involucrarse para exigir que la ciudad sea más segura, más incluyente y respetuosa, para caminarla de forma libre y cómoda.

Este ideario encuentra una afrenta en las llamadas pasarelas peatonales. Cheo las describe como “dispositivos antipeatonales” que permiten a las automóviles, a veces ocupados por una sola persona, circular sin muchos obstáculos, mientras un peatón común, una mujer embarazada con un niño en los brazo y una bolsa de mercado en la otra debe realizar un “trabajo brutal, inadmisible”. Una ciudad a escala humana aún está pendiente, para la gente y no para los carros.

El de Catia

Estudió en la escuela Madre María Rosa Molas, de Fe y Alegría, en la urbanización Simón Bolívar y el Instituto Técnico Jesús Obrero, en Los Flores, ambos en Catia para terminar el bachillerato en el liceo Andrés Bello. Tras varias interrupciones logró egresar de Comunicación Social en la Universidad Central de Venezuela, después de un breve tiempo en Biología. Las pausas eran por trabajar y aprender, hasta que al terminar se fue a Barcelona, España, para hacer una maestría en Diseño y Espacio Público y un primer año del doctorado en Espacio Público y Regeneración Urbana, que le referencias y le cambió la mirada.

De interés  Botazón bancaria: nómina y agencias reducen su tamaño durante 2016 (+infografía)

Siendo el noveno hijo, recuerda el empeño de sus padres de brindarles educación, así como amor y valores. “Eso soy, de ahí vengo”, rememora a quienes también fueron empeñados y constantes. Pero también recuerda sus profesores jesuitas y laicos como parte de la formación particular. Cheo no se atreve a dar fórmulas exactas sobre las experiencias de aprendizaje, pero resalta el amor de su madre por las plantas y los jardines, mientras de su papa recuerda la “actitud de enfrentar la calle con determinación”.

Cheo fue parte del famoso Movimiento 80 de la UCV. “Hice buena parte de mi carrera universitaria con un cuatro en la mano. Y contando cuento. Y haciendo teatro. Y metido en centros de estudiantes y participando del debate político”. Pero no terminó en el gobierno porque no aceptó que hubiese manos militares y autoritarias involucradas. “No creo en la militancia obediente”, replica. Aún así, asegura que desde hace 30 años -esta vez sin pausas- hacen una parranda navideña bajo el lema: “la política de la alegría”.

Ha preferido su trabajo como periodista: “tenemos un rol fundamental en desmontar mitos en todos los espacios posibles”. Esto para comenzar a revertir la anormalidad aceptada. Pero también tomando la decisión individual de caminar, usar bici, tomar transporte público. “Ninguna ciudad se transforma sin asumir algún riesgo. Lo bueno es que podemos hacerlo de manera controlada, inteligente”, anima aunque advierte. Por eso llama a asistir en grupo a una plaza, aceptar la invitación a un picnic urbano, no quedarse encerrado pues eso se parecería a lo que no se desea: “estar preso o estar muerto”.

Lea también: Ana Cecilia Pereira: jugar en serio para construir ciudad desde lo público

Comentarios

Comentarios

Jeanfreddy Gutiérrez

Editor Adjunto de El Cambur. Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Bicentenaria de Aragua, mención Comunicación y Desarrollo (2010). Egresado del programa Lidera de la Fundación Futuro Presente (2014) y del Diplomado de Periodismo del Tecnológico de Monterrey (2015). Fundador del Picnic Urbano de Maracay. Periodista ambiental y de datos.
Close Menu

Roda Saab Ganam. Empresario parte del entramado de Samantha Gray.
Highfrancys Herrera. Empresaria parte del entramado de Smanatha Gray y Candidata a la Asamblea Nacional por el PSUV.
Mary Luz Gianetti. Empresaria parte del entramado de Samanta Gray.
Samantha GRay en la portada de la revista Caracas dónde confirmaba su relación con Graterón.

Comentarios

Comentarios

De interés  7 sitios webs para comprar, vender y posicionar tus productos en Venezuela